Cómo limpiar la plancha

Una vez limpia y seca la plancha no antiadherente, (recomendamos limpiarla con estropajo de aluminio, siempre y cuando no sea anti haderente), le pasamos la piel de un limón limpio y extendemos sal gorda, lo retiramos con un papel.
Calentamos la plancha unos minutos para que se seque y le pasamos un trozo de papel de cocina con aceite de oliva para evitar que se oxide.