Cómo cocer bien las alcachofas

Para que las alcachofas queden blanquitas y no se oxiden, cuécelas en agua con sal, un chorrito de zumo de limón y un poco de harina de trigo o maíz disuelta en agua.
Si van a ser muchas las alcachofas, y vas a tardar tiempo en manipularlas, una vez que las prepares, úntalas con un limón partido en cuartos y no añadas el zumo a la cocción.